RECUERDOS DEL PRIMER MUNDIAL EN1930

PHILIP SLONE - EL SOBREVIVIENTE SOLITARIO

En el FIFA Magazine de junio de 1994, presentamos a James Brown, quien en su tiempo fue el único sobreviviente del equipo de Estados Unidos que participó en la primera Copa Mundial en Uruguay en 1930. Pero cuando Brown falleció a fines de 1994, se descubrió que un antiguo compañero aún sobrevivía: Philip Slone.

Varias generaciones de diferencia: Phil Stone (izq.) saludando al portero de EEUU Kasey Keller.
Foto: Colin Jose

POR COLIN JOSE
un periodista libre en Canadá

Philip Slone leyó la buena noticia que le llegaba en una carta del 6 de mayo de 1930, firmada por el Secretario de la United States Football Association, Inc., Thomas Cahill: había sido "honrado con la selección para el equipo que representará a los Estados Unidos en los partidos del Campeonato Mundial de Fútbol que tendrá lugar en Montevideo, Uruguay, durante el mes de julio de 1930".

La carta de Cahill solicitaba también a Slone que diera instrucciones a la USFA sobre lo que quería hacer con "el dinero que le es garantizado como jugador profesional por el viaje. ¿Desea que sea enviado a su familia o quiere guardar parte de la suma para Ud. mismo?".

Viaje aventurero

No hay registro de lo que Slone respondió. Quizás estaba demasiado ocupado en empacar sus cosas a fin de estar listo para zarpar el 13 de junio desde Hoboken, Nueva Jersey, en el S.S. Munargo.

Cuando la nave partió rumbo al sur por el río Hudson, llevaba a bordo a Slone y a sus 15 compañeros, incluido Jim Brown, hacia la gran aventura de la primera edición de la Copa Mundial. Pese a su calidad de "outsider", EEUU deparó algunas sorpresas al vencer a Bélgica y a Paraguay, ambos por 3:0, antes de caer en la semifinal contra los poderosos argentinos por 6:1.

Slone era un entreala de 23 años de los Gigantes de Nueva York, de la liga profesional norteamericana. Hoy día, es el único sobreviviente de esta histórica delegación a la primera Copa Mundial.

Reaparición tras varios años

Nacido en Nueva York el 20 de enero de 1907, Slone fue por muchos años el hombre olvidado de la escena futbolística de los Estados Unidos. Pero cuando su viejo amigo Jim Brown murió en noviembre de 1994, Slone reapareció después de años de oscuridad. Y el 30 de junio de este año, fue el huésped de honor de la celebración anual en el Salón Nacional de la Fama del Fútbol en Oneonta, Nueva York.

A los 89 años, el antiguo mediocampista dio el puntapié inicial del partido entre las selecciónes olímpicas de EEUU y Arabia Saudí. Este fue el primer partido al que asistió después de muchos años y, justo antes de que entrara al terreno de juego, exclamó con sorpresa: "íNo recordaba que la cancha fuese tan grande!". Comentario particularmente interesante, sobre todo cuando se recuerda que en 1930 el equipo de Estados Unidos reclamó que el terreno del recién construido estadio Centenario de Montevideo era ocho metros más largo que lo normal y que los jugadores tuvieron problemas con este espacio extra durante la semifinal ...
La delegación de EEUU en el Mundial de 1930 en Uruguay con James Brown y Phil Stone (sentados, de la izq.).

Pese a que no estuviera en la formación titular del equipo estadounidense que jugó los tres partidos en Uruguay, Slone fue alineado en el equipo titular contra Brasil, en un encuentro en Río cuando volvían a casa. Aunque se conserva en un excelente estado físico, no recuerda demasiadas cosas sobre el viaje a Sudamérica, pero idealiza a dos jugadores: Billy Gonsalves y Bert Patenaude, este último "el mejor goleador que he visto en mi vida".

Capitán de su equipo en la Escuela Superior de Comercio, Slone fue descubierto por el famoso equipo Vienna Hakoak que se había fundado en Nueva York y se le invitó a formar parte de esta escuadra en 1928.

"La vida era agitada en esa época", afirma. "Jugaba al fútbol los fines de semana, trabajaba durante la semana y, al anochecer, asistía a las clases de la facultad de derecho de la St. John's University". En 1929, se graduó como abogado y subsecuentemente fue admitido en los tribunales de Nueva York.

Durante sus doce años como profesional, Slone recuerda haber jugado contra varios equipos europeos que hacían giras por los EEUU, entre ellos, el Sabaria de Budapest, el Racing Club de Madrid y el Celtic de Glasgow. Puso fin a su carrera como jugador en el New York Brookhattan.

Un lugar en el Salón de la Fama

La aparición de Philip Slone en el Salón de la Fama este año se produjo exactamente diez años después de que él y 13 de sus compañeros de equipo de 1930 fueran eternizados en dicho Salón. Pero como nadie sabía dónde estaba en esa época, la ceremonia se celebró sin él.

Ahora, 66 años después de haber sido integrante de un equipo mundialista, ha tomado su lugar en el Salón y está gozando de la fama de ser el sobreviviente solitario.

Retornar a la Tabla de Contenido [TOC]


Copyright © 1996 Fédération Internationale de Football Association. Derechos reservados.
Copyright © 1996 En-Linea, Inc. Derechos reservados.