DESDE TRES DECADAS ALREDEDOR DEL MUNDO POR EL FUTBOL

"CHARLIE" DEMPSEY
-
EL ESCOCES VIAJANTE DE OCEANIA

En el 50 Congreso de la FIFA, celebrado a comienzos de julio en Zurich, la Confederación de Fútbol de Oceanía -que existe desde hace 30 años- adquirió el estatus de una confederación con todos los derechos y obligaciones. En este número deseamos presentar al hombre que hizo posible que la actividad futbolística de esta confederación recibiese el merecido reconocimiento mundial.

POR TERRY MADDAFORD
Terry maddaford is a senior sports writer
for the New Zealand Herald.

PICTURES: OFC, FIFA ARCHIVE

Diez de enero de 1982: perdido en las gradas de la tribuna principal del estadio nacional de Singapur, ignorado por la multitud de 80,000 espectadores, un señor escocés de cabellos grises y lentes encubría su cabeza con las manos, mientras que algunas lágrimas furtivas corrían por sus mejillas. Charles Dempsey, generalmente dueño de sus emociones, no se avergonzaba de esta excepción: "sus" queridos Blancos acababan de escalar la inalcanzable cumbre de la montaña del fútbol.

Al batir a China por 2 a 1 en un encuentro cargado de suspenso y lleno de expectativas, Nueva Zelanda -un país de apenas 3 millones de habitantes- había superado a la nación más populosa del mundo en las eliminatorias por el último de los 24 puestos finales de la Copa Mundial 1982.

Por primera vez en los 30 años desde que había emigrado de su Escocia natal para radicarse en el paraíso del Pacífico Sur, Charles Dempsey estaba falto de palabras. Retornó a su hotel, entregó $500 a sus gallardos jugadores y entrenadores John Adshead y Kevin Fallon para celebrar la victoria y se retiró a su habitación.

1982: El Mundial de Nueva Zelanda

"Estuve sentado a oscuras - no sé por cuánto tiempo", cuenta Dempsey. "Me sentía completamente vacío. Nos habíamos esforzado tanto para alcanzar esta meta". Dempsey se merecía este triunfo. Una vida entera dedicada al fútbol había dado finalmente sus frutos. Para muchas personas que recorren los pasillos de la Federación Internacional de Fútbol, una victoria tal es un hecho acostumbrado. Pero para Nueva Zelanda, uno de las naciones pequeñas del fútbol, y, ante todo, para este hombre que nunca enterró sus esperanzas era, como él mismo lo dice, "la Copa Mundial de Nueva Zelanda".

New Zealand carry Oceania's colours at the 1992 World Cup in Spain.

Hasta esa fecha, un único representante de la Confederación de Oceanía había participado una sola vez en el gran escenario mundial: Australia, en Alemania 1974. Pero ni siquiera esa gran hazaña puede compararse con el sorprendente viaje de los futbolistas de Nueva Zelanda a la competición final de España. Y con ellos estaba Charles Dempsey, "Charlie" para sus numerosos amigos en la región más lejana del globo. En su largo trayecto al Mundial, los neozelandeses recorrieron 160,000 km y jugaron 30 partidos, siendo 15 de ellos encuentros válidos para las eliminatorias del Mundial (un récord), incluido el 13 a 0 contra Fiyi (otro récord mundial).

Todo esto no hubiera sucedido sin Dempsey. Fue, por lo tanto, apropiado que Dempsey estuviera presente en ese momento glorioso en Singapur y, luego, en Málaga, donde -como por ironía del destino- Nueva Zelanda se tuvo que enfrentar a Escocia en la primera vuelta de la Copa Mundial. La derrota por 5 a 2 le costó la clasificación para la segunda vuelta.

Relación amorosa

No obstante, la historia de Dempsey es mucho más que 1982 y el fútbol. Tras una modesta carrera de futbolista en Escocia e Inglaterra -jugó en el Milnegavie Amateurs (de las afueras de Glasgow) antes de la 2 Guerra Mundial, luego en un equipo representativo de la Armada en Inglaterra y Africa Occidental, así como en el club inglés Gillingham-, Dempsey llegó a Nueva Zelanda en 1952 con Annie, su esposa, y sus dos hijas. Fue el comienzo de una relación amorosa con Nueva Zelanda y el fútbol. La formación de la Confederación de Fútbol de Oceanía tuvo su inicio en los años 50, después de que los asiáticos rechazaran las tentativas de Australia y Nueva Zelanda de afiliarse a la Confederación Asiática.

"Sir Stanley Rous decidió que debería existir una sexta confederación, pero fue recién en 1966 que se reconoció por primera vez a Oceanía. En realidad, habíamos comenzado dos años antes, no oficialmente", explica Dempsey. "Desde aquel modesto inicio se progresó enormemente. Cuando festejamos nuestro 30 aniversario a comienzos de este año, la Confederación contaba con 10 asociaciones. En 1998, serán doce y hasta el año 2000 habremos crecido a catorce. Como máximo, la OFC puede sumar 18 naciones miembro -una enorme diferencia desde el origen cuando éramos sólo Australia, Nueva Zelanda, Papua Nueva Guinea y Fiyi".

Australia fue muy importante para el desarrollo de Oceanía. Organizó los torneos juveniles sub-20 de la FIFA en 1981 y 1993 y celebrará los JJOO en el año 2000. Nueva Zelanda será anfritriona del Mundial Juvenil Sub-17 de la FIFA en 1999.

Un hombre del fútbol en un país del rugby

"Oceanía está logrando cada vez mayor importancia y más aceptación en todo el mundo. No es fácil ser promotor del fútbol en un país apasionado por el rugby - hubo muchos obstáculos, pero soy una persona perseverante", declara Dempsey.

CHARLES DEMPSEY

1922 nació en Glasgow, Escocia
1942 se casó con Annie
1943 prestó servicios en la 2 Guerra Mundial - contramaestre
1952 llegó a Nueva Zelanda
1954 fundó una compañía de construcciones
1960 elegido concejal de la Asociación de Fútbol de Auckland (sirvió durante 18 años)
1961 elegido presidente del Eastern Suburbs Football Club
1964 elegido concejal de la Asociación de Fútbol de Nueva Zelanda (sirvió durante 24 años)
1964 participó en las deliberaciones inaugurales para la formación de la Confederación de Fútbol de Oceanía
1965 elegido vicepresidente de la Asociación de Fútbol de Auckland
1965 nombrado director de giras de la Asociación de Nueva Zelanda
1966 elegido en el Comité Ejecutivo de la OFC
1972 elegido presidente de la Asociación de Fútbol de Auckland
1972 elegido secretario de la OFC (hasta 1982)
1980 elegido director de la Copa Mundial de la Asociación de Nueva Zelanda
1982 elegido presidente de la OFC
1982 condecorado con la CBE (Orden del Imperio Británico) por la Reina
1984 elegido en la Comisión Organizadora de la Copa Mundial Juvenil - su primer nombramiento en una comisión permanente de la FIFA
1988 elegido miembro vitalicio de la NZFA
1988 elegido presidente de la NZFA (hasta 1994)
1990 condecorado con la Medalla Conmemorativa de Nueva Zelanda

El infatigable esfuerzo y la dura labor de Dempsey obtienen posiblemente mayor reconocimiento en las pequeñas islas de la OFC como Vanuatu, Salomón, Samoa Occidental, Tonga y Tahití que en su patria adoptiva. Estas pequeñas naciones de la familia de la FIFA manifestaron su profundo reconocimiento por sus esfuerzos. En sus visitas regulares a los países del Pacífico, miembros de la OFC, Dempsey es considerado como VIP en las reuniones con los diferentes jefes de estado. Gracias a su labor, estas naciones obtuvieron su afiliación a la FIFA.

En calidad de presidente de la confederación más lejana de la FIFA, Charles Dempsey es uno de los miembros de la FIFA que más viaja. En los últimos tres años, recorrió nada menos que 1,227,000 de km, sumando en los pasados cinco años más de 1,5 millones de kilómetros.

La vida de Dempsey no fue siempre tan internacional. Fue progresando poco a poco de jugador a entrenador de clubes y luego a administrador local, nacional e internacional. En los primeros años en Nueva Zelanda, llevó una ajetreada vida de negocios y de compromisos futbolísticos. Trabajaba como constructor y fundó una compañía constructora muy exitosa.

Hombre de familia y golfista

Dempsey, un hombre muy dedicado a su familia y quien recuerda con agrado sus años de niñez cuando pateaba constantemente la pelota, emprendió su primer viaje a ultramar en 1968 conde representó a Nueva Zelanda y la OFC en el Congreso de la FIFA en México. Desde entonces, está constantemente en camino. Agradece al Presidente de la FIFA Joo Havelange su visión y apoyo a la OFC desde sus primeros pasos en la familia de la FIFA.

Golf addict Charlie Dempsey in full swing.

Fue condecorado con la CBE (Orden del Imperio Británico) por la Reina en 1982 y con la Medalla Conmemorativa de Nueva Zelanda en 1990 (por sus servicios al fútbol -muy a menudo a expensas propias y con grandes sacrificios personales). Su hija Josephine King fue elegida primera secretaria y, luego, Secretaria General de la OFC desde 1987.

Además de su familia y el fútbol (dice haber presenciado "miles" de partidos), sus otras pasiones son el golf y la cerveza Guiness. "El golf me ayuda a relajarme, es una magnífica terapia. Solía jugar cuatro veces a la semana, durante 20 años, incluyendo un partido por semana con el antiguo golfista inglés famoso Ken Armstrong. Jugábamos siempre por una simple pelotita de golf", cuenta Dempsey.

Una vida dedicada al fútbol

Cuando hace revista a sus cuatro mandatos como presidente de la OFC -y contempla la posibilidad de retirarse definitivamente- Charlie Dempsey dice no arrepentirse de haber dedicado toda una vida al fútbol. Con el ilimitado apoyo de su esposa Annie, sus dos hijas y cuatro nietos, dice que volvería a hacer todo igual.

Figura en nada menos que seis (!) comisiones de la FIFA (de Seguridad y Fair-Play, Competiciones Juveniles, Torneos Olímpicos de Fútbol, Comité Ejecutivo, Copa de Confederaciones y Consultiva FIFA/OFC) y asiste regularmente a las competiciones de la FIFA.

En un país apasionado por el rugby, Dempsey está casi solo en la lucha por el fútbol. Un día quizás -como en aquella gloriosa noche en Singapur hace 14 años- volverá a ser recompensado por sus esfuerzos y previsión.

Retornar a la Tabla de Contenido [TOC]


Media releasesFIFA Handbook

Copyright © 1996 Fédération Internationale de Football Association. All rights reserved.
Copyright © 1996 En-Linea, Inc. All rights reserved.