UNA MIRADA A LOS ESTADIOS DE FUTBOL AFRICANOS

EL SIGNIFICADO SIMBOLICO DE LOS ESTADIOS

THEATRE OF DREAMS

En la sexta serie ofrecemos una mirada a la situación de los estadios africanos y presentamos el estadio en Soccer City, Johannesburgo.

Con este artículo finalizamos nuestras series. Articulos previos:
Febrero 96: Azteca Stadium, Mexico City
Abril 96: Sydney Football Ground
Junio 96: Wembley Stadium
Agosto 96: Shah Alam, Malaysia
Octubre 96: Maracana, Rio de Janeiro
Agradecemos a Emmanuel Maradas de African Soccer Magazine su valiosa contribución.

POR SIMON INGLIS

El fútbol africano sigue su marcha. ¿Están preparados los estadios para el desafío? Una mirada a un continente con 51 asociaciones nacionales.

Durante años los expertos predicen que el mundo futbolístico del siglo XXI será dominado en su mayor parte por los equipos africanos. La medalla de oro de los Juegos Olímpicos 1996 para Nigeria y los recientes éxitos de Ghana y Nigeria en las competiciones juveniles de la FIFA sirven para reforzar esta afirmación.

¿Pero qué sucede con los estadios de Africa? ¿Se alinean con el rápido desarrollo que se ve sobre los terrenos de juego? La organización del Campeonato Mundial Sub-17 en Egipto el próximo año ¿es el preludio de la primera Copa Mundial en Africa? Ya Marruecos y Sudáfrica han mostrado su interés por el torneo del 2006. Informaciones indican que Egipto estaría también interesado.

Sería imprudente generalizar en lo que se refiere a la infraestructura de un continente tan diverso, de más de 550 millones de habitantes y que comprende 51 naciones miembros de la FIFA. Pero hay muchos puntos comunes en todo el continente, uno de los cuales es la falta de recursos para la construcción y el mantenimiento de estadios, aliada a las difíciles condiciones climaticas.

La mayoría de los estadios africanos tiene un significado simbólico que va más allá de sus meros atributos estructurales. Unos pocos fueron construidos por el poder colonial europeo, pero muchos surgieron para celebrar la difícilmente ganada independencia. Sus nombres son la perfecta expresión de este sentimiento. Por ejemplo, el estadio más importante de Maputo, llamado una vez estadio Salazar (en honor del dictador portugués), se denomina ahora estadio de la Independencia. El estadio de Accra, así como el estadio nacional en Lusaka, llevan el mismo nombre. En Benín y Senegal, ambos estadios se llaman estadios de la Amistad. Otros nombres evocadores son Libertad (Ibadán), Reunificación (Duala) y Revolución (Brazzaville).

En la época poscolonial, potencias extranjeras continuaron construyendo estadios como medio de obtener influencia política y económica, especialmente los chinos, quienes edificaron estadios multidisciplinarios en Gambia, Kenia, Senegal, Sierra Leona y Zaire. Los franceses también han mostrado similar actividad elevando estadios en Camerún y Costa de Marfil.

SIMON INGLIS es periodista independiente y autor de varios libros de fútbol, principalmente sobre estadios.

Hoy día, Africa puede vanagloriarse de tener los más grandes estadios de fútbol del mundo. El estadio 5 de Julio en Argel (inaugurado en 1976) tiene una capacidad de 80'000 espectadores y no estaría fuera de lugar en Europa. Lo mismo vale para el estadio Mohammed V en Casablanca y el estadio Moulay Abdullah en Rabat, ambas ciudades marroquíes, con 80'000 y 50'000 lugares respectivamente. El estadio nigeriano de Surulere en Lagos tiene una capacidad de 60'000 espectadores y fue construido en 1972 por una empresa constructora alemana, utilizando un diseño preparado por una firma británica. Lo mismo se puede decir del estadio Nacional en Harare, Zimbabue, del mismo tipo y "pedigree".

El complejo más grande de todos se encuentra en El Cairo, cuyo estadio Internacional puede abrigar a 100'000 espectadores.

Pese a que todos estos estadios eran muy avanzados para su tiempo, hay que indicar claramente que, en muchas ciudades, los administradores deben luchar para poder mantenerlos al día o mejorar las condiciones infraestructurales. Ha habido críticas generales sobre el estado del terreno de juego particularmente.

Sin embargo, mirando el lado positivo del asunto, se puede indicar que estadios como los de Surulere-Lagos (Nigeria), Yaundé (Camerún) y Nairobi-Karasarani (Kenia) son relativamente modernos, lo que hace que estructuralmente tengan un potencial de renovación considerable. Como lo demostró Túnez durante la 19 Copa Africana de Naciones en 1994, un esfuerzo concertado permitió la transformación de tres viejos estadios en tres casi nuevos: los estadios Olímpico El Menzah y Zouiten (ambos en Túnez) y el estadio Olímpico en Sousse.

Mayores exitos en el terreno de juego y el reciente compromiso de apoyo financiero en favor de todas las naciones que participen en las competiciones de la FIFA sólo podrán fomentar progresos similares.

POR EJEMPLO: EL ESTADIO "FIRST BANK" EN "SOCCER CITY"

Durante los sombríos días de la segregación racial, los sudafricanos blancos construyeron estadios de rugby de categoría mundial, particularmente el Ellis Park (Johannesburgo), Newlands Stadium (Ciudad del Cabo) y Kings Park (Durban).

Sin embargo, en las comunidades negras apasionadas por el fútbol, las instalaciones futbolísticas seguían siendo totalmente inadecuadas para acomodar sin peligro a los millares de aficionados que se congregaban para ver los partidos de sus equipos favoritos. En 1988, solamente los partidos de la primera división registraron una asistencia de seis millones de espectadores.

Es así que la inauguración del estadio "First National Bank" el 7 de octubre de 1989, con una capacidad para 85,000 espectadores, representó para el fútbol sudafricano no sólo un enorme paso histórico, sino también una gran zancada hacia la emancipación. Desarrollado por los líderes de ambas partes de las dos comunidades divididas del país, el estadio "FNB" era una muestra exacerbante de lo que podría ofrecer una nueva Sudáfrica. Fue asimismo un punto de convergencia para Nelson Mandela en los días antes y después de su emotivo acceso al poder.

El estadio - llamado "Soccer City" - está ubicado en un terreno polvoriento y rocoso, pero de muy buen acceso, en una superficie de 24 hectáreas, a medio camino entre el centro de Johannesburgo y Soweto.

El diseño consta de dos elementos principales. El primero es el anillo inferior que ofrece lugar para 65,000 espectadores en cuatro diferentes secciones, hundido debajo del nivel del suelo y circundando el terreno en forma de cuadrilátero (como el estadio Azteca, para garantizar una buena visión de todas partes). La existencia de un foso permite una vista sin alambrado - para muchos hinchas veteranos la primera vez en un lugar de tal envergadura.

El segundo elemento está en la parte occidental donde se eleva un anillo de asientos construido en tres niveles para 80 palcos privados, áreas de recepción y oficinas de la Asociación Sudafricana de Fútbol, la nueva liga y el club Orlando Pirates. Las facilidades comerciales garantizan que los inversionistas puedan percibir un ingreso regular desde el comienzo, necesario no sólo para restituir el crédito de 40 millones de rands concedido por el First National Bank, sino también para poder cubrir los gastos de mantenimiento que resultaron ser tan morosos en el resto de Africa Negra.

Existe un plan a largo plazo para extender la tribuna occidental alrededor del estadio a fin de aumentar la capacidad a 112,000 espectadores. Esto convertiría a "Soccer City" en el rey de todos los estadios africanos y lo colocaría a la par con estadios europeos gigantescos como el Nou Camp o el Estadio de Luz.

Retornar a la Tabla de Contenido [TOC]


Copyright © 1996 Fédération Internationale de Football Association. All rights reserved.
Copyright © 1996 En-Linea, Inc. All rights reserved.